Testamentos, casos testamentarios y sucesiones

La pérdida de un ser querido es un momento difícil para su familia, parientes y amigos. Además, los sobrevivientes tienen que averiguar frecuentemente cómo transferir o heredar los bienes de la persona que falleció. Los bienes que deja una persona cuando fallece se llaman “la sucesión del difunto”. El “difunto” es la persona que falleció. Su “sucesión” son los bienes que tenía cuando falleció.

En general, tiene que ir a la corte para transferir o heredar los bienes de una persona que falleció. Y el trámite en la corte para transferir los bienes de una persona que falleció es muy complicado. Sin embargo, a veces la familia o los parientes del difunto pueden transferir los bienes sin tener que ir a la corte.

No siempre es fácil saber si tiene que ir a la corte o si está calificado para usar un procedimiento distinto. Hay muchos términos nuevos que debe saber para estos tipos de casos. Haga clic para una breve lista de palabras relacionadas con los testamentos y las sucesiones, y lo que significan.

Esta sección le brindará información general para ayudarlo a comprender sus opciones, pero igualmente le recomendamos que hable con un abogado para obtener respuestas específicas sobre su situación. En general, podrá pagar los honorarios del abogado con los bienes del caso.

Para encontrar un abogado, llame al servicio de remisión a abogados del colegio de abogados de su zona. Haga clic si necesita ayuda para encontrar el servicio de remisión a abogados de su zona or llame al 1-866-442-2529.

¿Cuáles son las distintas maneras que se puede transferir una sucesión después de que fallece una persona?

Depende. Hay algunas maneras de hacerlo sin tener que ir a la corte testamentaria.

Algunos ejemplos comunes son:

  • Si un bien en particular (como un plan de jubilación, póliza de seguro de vida o cuenta bancaria) ya tiene un beneficiario nombrado, ese bien va al beneficiario (o beneficiarios, si hay más de uno) sin tener que ir a la corte.
  • Si una casa es propiedad de dos o más personas en una tenencia conjunta, los otros propietarios tienen derecho de supervivencia, que en general significa que heredan todo el bien a su nombre.
  • Los bienes inmuebles a veces se pueden transferir sin ir a la corte, con una escritura de transferencia por fallecimiento (que también se llama una escritura de beneficiario).
  • Los bienes en fidecomisos en vida se pueden transferir sin ir a la corte.

Hay algunos procedimientos simplificados para las sucesiones que valen menos de $150 000.

Lea Procedimientos simplificados para transferir una sucesión para conocer distintas maneras de transferir bienes sin tener que ir a la corte.

Cualquier parte de la sucesión que no se pueda transferir más informalmente probablemente tendrá que transferirse en la corte testamentaria. Cómo se transfiere la sucesión depende parcialmente de si el difunto falleció con o sin un testamento.

¿Qué es un caso testamentario?

Un caso testamentario es un caso que se inicia en la corte para:

  • Decidir si un testamento existe y es válido;
  • Determinar quiénes son los herederos o beneficiarios del difunto;
  • Determinar cuánto valen los bienes del difunto;
  • Ocuparse de las responsabilidades económicas del difunto; y
  • Transferir los bienes del difunto a los herederos o beneficiarios.

En un caso testamentario, la corte nombra a un albacea (si hay un testamento) o un administrador (si no hay testamento) como representante personal, para reunir los bienes, pagar las deudas y los gastos, y después distribuir lo que queda de la sucesión a los beneficiarios (aquellos que tienen el derecho legal a heredar), todo bajo la supervisión de la corte. El caso puede durar entre 9 y 18 meses, y a veces más aún.

Primeros pasos para tratar una sucesión cuando fallece una persona


La primera cosa que debe hacer es determinar quién será el representante de la sucesión. Si hay un testamento, el representante es el albacea nombrado en el testamento.

Si no hay un testamento, depende de si hace falta tratar el caso en la corte testamentaria o no.

  • Si la sucesión es pequeña o si se puede transferir a otras personas informalmente a través de procedimientos simplificados, un pariente cercano, como la persona que heredará la mayoría de lo que quede de la sucesión, puede ser el representante informal de la sucesión.
  • Si el caso tiene que pasar por un caso testamentario formal, la corte nombrará un administrador para ser el representante de la sucesión.

Si alguien fallece sin un testamento, la ley incluye una lista de prioridad que indica quién debe ser el administrador. Puede encontrar la lista completa en Código testamentario §8461. Como tal vez se imagine, el cónyuge o pareja de hecho sobreviviente está primero en la lista, con los hijos en segundo lugar, nietos en el tercer lugar, y así.

A veces, no está claro quién debería ser el representante de la sucesión, como por ejemplo si el testamento no nombra a un albacea y más de una persona tiene la prioridad, o si hay un desacuerdo entre los herederos sobre quién debería ser el representante, o si la persona con mayor prioridad tiene un conflicto de interés, y muchos ejemplos más. Hable con un abogado si éste podría ser su caso.

Si usted es el representante de la sucesión, tenga en cuenta que:

  • Tiene que ser confiable, muy organizado y actuar con diligencia y responsabilidad.
  • Siempre debe mantenerse informado sobre sus responsabilidades, mantener buenos registros y comunicarse con todas las personas involucradas.
  • Hasta que los bienes se transfieren al beneficiario correcto, usted es la persona responsable por administrarlos en el mejor interés de todos. Esto se llama “deber fiduciario”.
  • Tiene el deber de actuar de manera responsable y honesta. Si incumple con este deber, es posible que termine siendo responsable personalmente por cualquier pérdida en el valor de la sucesión.

Como representante de una sucesión, tiene varios deberes preliminares:

  • Tomar posesión de los bienes y protegerlos hasta que todo se haya distribuido y se paguen todas las deudas. Por ejemplo, si los bienes están en la casa del difunto, verifique que la casa está bien cerrada, y guarde todos los papeles importantes y objetos de valor en un lugar seguro.
  • Encontrar el testamento, si hay uno.
  • Obtener copias certificadas del certificado de defunción. Las necesitará para muchos de sus deberes.
  • Reunir todos los bienes y beneficios por fallecimiento, si puede, como por ejemplo fondos en cuentas bancarias, pagos de seguro de vida, beneficios de anualidades, beneficios por fallecimiento del Seguro Social y beneficios de sobreviviente, beneficios de veterano de guerra, etc.
  • Determinar quiénes podrían ser todos los herederos y beneficiarios.
  • Examinar cualquier caja de seguridad que tenga para ver si contiene papeles importantes u otros objetos de valor.
  • Recoger el correo del difunto, para verificar que no se pierde nada importante.
  • Cancelar tarjetas de crédito y suscripciones.
  • Administrar “bienes digitales” (como cuentas en línea, fotos y documentos que se guardan en línea, etc.). Es posible que necesite acceso a su cuenta de email para obtener información importante.
  • Notificar a la Junta de Impuestos Estatales (Franchise Tax Board)
  • Notificar a la Administración del Seguro Social (Social Security Administration) si el difunto recibía beneficios mensuales de seguro social.
  • Preparar la última declaración de impuestos del difunto

Importante: estos son solo algunos de los pasos que tendrá que tomar. Verifique que esté haciendo todo lo necesario como representante de la sucesión para cuidar la sucesión y ayudar a verificar que se distribuye correctamente.

Los “herederos” son las personas que tienen derecho a heredar cuando alguien fallece sin un testamento (que se llama fallecer “intestado”). Los beneficiarios son las personas que heredan los bienes según un testamento.

 En general, se decide quiénes son los beneficiarios o herederos de acuerdo a:

  • los términos del testamento,
  • las leyes estatales, si no hay un testamento, o si hay un problema con el testamento, y
  • otros documentos de planificación de sucesión, como designaciones de beneficiarios (como por ejemplo en cuentas de jubilación), fideicomisos en vida o arreglos de tenencia conjunta.

 No es siempre evidente quiénes serán los herederos o beneficiarios. Aunque haya un testamento, tal vez no esté actualizado y no incluya al nuevo cónyuge, o no se haya cambiado después de un divorcio, o ya haya fallecido un beneficiario nombrado en el testamento, y muchas otras situaciones. Es posible que tenga que hablar con un abogado para ayudarle a determinar quiénes son los herederos o beneficiarios.

Tendrá que identificar cuidadosamente todos los bienes del difunto, o sea todas sus posesiones. Luego, tendrá que hacer un inventario de todo. 

Información útil para ayudarle a identificar los bienes:

  • Los bienes inmuebles son terrenos y cosas permanentes en un terreno, como una casa. También incluyen cosas como un contrato de alquiler inmobiliario que dura por lo menos 10 años o incluye la opción de compra. Si no está seguro si algo es un bien inmueble, hable con un abogado.
  • Los bienes personales son todos los bienes que no son bienes inmuebles, y pueden ser bienes tangibles o intangibles.
    • Los bienes tangibles son cosas que se pueden tocar, como carros, lanchas, joyas, muebles, antigüedades, etc.
    • Los bienes intangibles son abstractos. Pueden ser un derecho a recibir dinero o tener algún tipo de poder, y en general están detallados por escrito. Por ejemplo, las acciones y los bonos son intangibles, y el certificado de acciones es el documento que dice que usted es propietario de las acciones y le permite venderlas.
  • Determine si los bienes que encontró son bienes separados, bienes en tenencia conjunta, bienes comunitarios, etc. ¿El bien era propiedad exclusivamente del difunto o lo tenía en conjunto con otra persona? ¿Se compró durante un matrimonio, en cuyo caso sería un bien comunitario, o antes del matrimonio? ¿Es una mezcla de ambas cosas? Puede ser difícil contestar estas preguntas sin ayuda.

 Una vez que haya identificado todos los bienes y tenga todos los papeles necesarios, tendrá que hacer una lista de bienes y deudas. Debe enumerar todos los bienes que tenía el difunto cuando falleció. Cuando haga su lista, ponga:

  • Cada bien, con una breve descripción,
  • El valor del bien en la fecha que falleció,
  • Si era un bien separado, tenencia conjunta, bien comunitario, etc.,
  • Qué parte del bien era propiedad del difunto y cuál es el valor de su parte, y
  • Si alguien podría presentar un reclamo contra el bien específicamente para el pago de un préstamo u otra deuda.

Una vez que sabe qué bienes tenía el difunto cuando falleció, quién debería recibir qué bienes y cuál es el valor de todos los bienes, tiene que determinar cómo transferirlos. Como indicamos anteriormente, es posible que pueda usar procedimientos simplificados, o que sea necesario hacer la transferencia formalmente en la corte testamentaria.

Lea Procedimientos simplificados para transferir una sucesión para ver si la sucesión, o parte de la sucesión, se puede transferir con un procedimiento simplificado.

Si la sucesión, o partes de la misma, no se pueden transferir con un procedimiento simplificado, lea sobre Sucesiones que pueden requerir procedimientos testamentarios formales.