Necesidades y servicios de educación especial

Si usted es padre o madre, padre o madre de crianza, tutor o la persona a cargo de los derechos educativos de un menor en edad escolar al que no le va bien en la escuela, esta información es para usted. Hay muchas razones por las que a un menor le puede no ir bien en la escuela o puede no querer asistir con regularidad, incluidos problemas de conducta o emocionales, problemas de lenguaje, médicos o discapacidades del aprendizaje. Además, los alumnos que están en hogares de crianza pueden haber sufrido trauma que afecta su capacidad de concentración en la escuela o que conduce a algunas de estas conductas y problemas.

Es importante pedir ayuda si su hijo:

  • tiene problemas en lectura, escritura o matemáticas;
  • tiene dificultades para permanecer sentado, concentrarse y seguir instrucciones;
  • tiene problemas para hablar o pronunciar palabras;
  • se le olvida a menudo dónde están las cosas;
  • pierde noción del tiempo;
  • no entiende bien los conceptos de arriba y abajo, izquierda y derecha, o adelante y atrás;
  • tiene problemas con habilidades motoras, por ejemplo, cómo usar un lápiz;
  • tiene problemas con sus rutinas de la vida diaria; o
  • parece retraído o le cuesta hacer amistades.

La información en estas páginas describe el proceso para identificar la necesidad de educación especial y los apoyos y servicios que puede brindar la escuela si su hijo es elegible para recibirlos.

Cómo se califica un niño para servicios de educación especial

Las leyes estatales y federales enumeran las discapacidades específicas que pueden hacer que un alumno califique para recibir servicios de educación especial. Dichas discapacidades son las siguientes:

  • discapacidad intelectual,
  • discapacidad de la audición, incluida la sordera,
  • discapacidad del habla o del lenguaje,
  • discapacidad visual, incluida la ceguera,
  • trastorno emocional,
  • impedimento ortopédico,
  • otro problema de salud,
  • ciertas discapacidades de aprendizaje,
  • autismo, y
  • lesión cerebral traumática

Si su hijo tiene alguna de estas discapacidades y la discapacidad interfiere en su acceso a un nivel básico de educación, su hijo debería calificar para recibir educación especial.

Si bien la escuela de su hijo tiene la responsabilidad legal de identificar a los alumnos que son elegibles para recibir servicios de educación especial, existe la posibilidad de que el personal de la escuela no descubra que su hijo necesita ayuda. Si sospecha que su hijo tiene una discapacidad que le da derecho a acceder a educación especial, es sumamente importante que usted solicite una evaluación.

La identificación temprana de las necesidades de educación especial

No todas las discapacidades son fáciles de reconocer. Las discapacidades de aprendizaje, en particular, pueden ser difíciles de identificar, especialmente debido a que los niños con discapacidades de aprendizaje suelen ser de inteligencia normal o superior. Sin embargo, la inteligencia sola no es suficiente para garantizar el éxito en la escuela.  Sin servicios especiales, los chicos con discapacidades de aprendizaje pueden tener dificultades para aprender y pueden frustrarse y optar por faltar a las clases o incluso abandonar la escuela.

Lea la sección sobre Evaluación y elegibilidad para informarse sobre cómo se determina la elegibilidad para la educación especial.

Nota:  Los niños menores de 3 años con discapacidades pueden ser elegibles para acceder  a los servicios de un centro regional a través del programa Early Start (Intervención Temprana) de California. Para saber más, visite el sitio web del Departamento de  Servicios de Desarrollo.

Servicios disponibles si su hijo es elegible para la educación especial

La educación especial ofrece una instrucción y respaldo especialmente diseñados para satisfacer las necesidades exclusivas de los niños cuya discapacidad afecta su rendimiento educativo o su capacidad para aprender en un salón de clases regular. Estos servicios especiales se brindan sin costo porque las leyes estatales y federales requieren que todos los niños que asisten a escuelas públicas y que son elegibles para recibir educación especial reciban una educación pública gratuita y apropiada.

Los menores considerados elegibles para recibir educación especial pueden accede a una serie de servicios, incluidos la terapia del habla y del lenguaje, servicios psicológicos, terapia física y ocupacional, y servicios de consejería. Los niños también pueden recibir transporte y otros apoyos necesarios para acceder a su educación y beneficiarse de ella.

Lea la sección sobre Evaluación y elegibilidad, o haga clic para informarse sobre los servicios que le ofrecerán si es elegible.

¿Dónde se proporcionan los servicios?

De acuerdo con las leyes estatales y federales, los menores con discapacidades deben recibir educación en el ambiente menos restrictivo. Esto significa que su hijo debe recibir instrucción con otros estudiantes sin discapacidad en la mayor medida posible.

No obstante, si la discapacidad de su hijo es tan grave que la instrucción en un salón de educación general no es posible, ni siquiera con apoyo, su hijo debería recibir servicios en un entorno más especializado. El distrito escolar debe ofrecer una variedad de ubicaciones para niños, incluidas las siguientes:

  • instrucción en el salón de educación general (con las modificaciones necesarias para brindar el apoyo adecuado);
  • servicios de un especialista en recursos (conocidos como servicios “fuera del   salón,” porque normalmente se lo saca al
  • menor de la clase para recibirlos);
  • instrucción en clases y centros especiales;
  • instrucción en escuelas especiales para los que tengan discapacidades de la vista o para alumnos sordos o con problemas de audición;
  • instrucción en el hogar;
  • ubicación e instrucción en una instalación residencial como un hospital u otra institución; y
  • ubicación en una escuela adecuada no sectaria y no pública.
Site Map | Careers | Contact Us | Accessibility | Public Access to Records | Terms of Use | Privacy | Newsroom