Tipos de casos

Las  cortes de primera instancia consideran muchos tipos de casos distintos. En general, los casos pertenecen a 1 de 2 categorías:

Casos civiles

Casos “civiles” son los casos en los que ciudadanos privados (o empresas) se hacen juicio en la corte. Los casos civiles no consideran violaciones de leyes penales. 

Hay muchos tipos distintos de casos que van a la corte civil. Este sitio web cuenta con secciones separadas para los casos civiles más comunes. Para obtener información más detallada, puede visitar nuestra página principal y hacer clic en el tema que le interese. 

Hay muchos tipos distintos de casos que van a la corte civil:

  • Casos de reclamos menores, que son juicios entre individuos o empresas por $10,000 o menos, y donde nadie puede tener un abogado.
  • Casos civiles generales, donde en general una de las partes le hace juicio a otra por dinero debido a una disputa sobre contratos, daño a la propiedad o lesiones personales.
  • Casos de derecho familiar, como divorcio, manutención de los hijos, custodia de los hijos y adopciones.
  • Casos de propietario/inquilino, en los cuales un propietario está tratando de desalojar a un inquilino de una propiedad en alquiler, o un inquilino ha dejado una propiedad en alquiler y está tratando de recuperar su depósito de seguridad del propietario.
  • Casos testamentarios, que en general son sobre el cuidado de personas y de sus asuntos personales (como testamentos) y tutelas de adultos para las personas que no se pueden cuidar a sí mismas o manejar sus propias finanzas.
  • Casos de menores, que involucran a menores de 18 años de edad, y se separan en 2 categorías principales: delincuencia de menores (para menores que han violado una ley penal) y dependencia de menores (para niños que han sido sacados de su casa o del cuidado de sus padres).
  • Otros tipos de casos, como cambio de nombre, maltrato de ancianos, acoso civil y muchos otros.

A diferencia de los casos menores, en la mayoría de los casos civiles uno no tiene derecho a tener un abogado nombrado por la corte. Esto quiere decir que si no tiene recursos para contratar a un abogado y no puede obtener un abogado de ayuda legal o pro bono (voluntario), se tendrá que representar a sí mismo. Haga clic si quiere obtener más información sobre Cómo representarse a sí mismo.

Algunos casos civiles son decididos por jueces o comisionados, como los de derecho familiar, reclamos menores, testamentarios o de menores. Otros casos civiles son decididos por jurados, y sólo es necesario que por lo menos 9 de los 12 jurados estén de acuerdo con el veredicto.

Carga de la prueba
En la mayoría de los casos civiles, el juez o jurado tienen que tomar una decisión sobre qué parte va a ganar el juicio basándose en un criterio llamado “preponderancia de la prueba”. Esto quiere decir que, si gana, su versión de la historia es más probable que sea cierta que falsa. No quiere decir que una de las partes presentó más pruebas que la otra. Quiere decir que las pruebas de una de las partes son más creíbles que las de la otra. 

En algunos casos, el criterio para llegar a una decisión es contar con “pruebas claras y convincentes”. Esto quiere decir que para ganar tiene que probar que su versión de los hechos es altamente probable o razonablemente cierta, o “sustancialmente más probable que no probable".   

PERO ninguno de estos criterios es tan riguroso como el de los casos penales, que exige que el estado pruebe que el acusado es culpable del delito del que se lo acusa más allá de una duda razonable.

Casos penales

Un caso penal es un juicio iniciado por el estado contra una persona que violó una ley penal. En general es presentado por el fiscal (también llamado “DA”, iniciales de District Attorney en inglés), que representa al estado, contra 1 o más acusados. Sólo el estado puede presentar cargos penales en su contra, no otra persona o empresa. Cuando se dicta la culpabilidad de un delito, la pena es cárcel, prisión o una multa (o ambas). 

Los casos penales se clasifican en tres categorías principales:

  • Infracciones (como las multas de tráfico), que son violaciones menores y, en general, se castigan con una multa.
  • Delitos menores (como hurto en una tienda), que son delitos más serios y se pueden castigar con hasta 1 año de cárcel y/o multas de hasta $1,000.
  • Delitos mayores (como asesinato), que son los tipos de delitos más serios. Si lo encuentran culpable, lo pueden enviar a una prisión estatal por más de un año y, en los casos más serios, puede recibir hasta la pena de muerte.

Debido a las consecuencias serias de un veredicto de culpabilidad, los acusados de haber cometido delitos penales tienen una serie de derechos constitucionales, como el derecho a tener un abogado nombrado por la corte (si no tiene recursos para contratar a un abogado privado), el derecho a no declarar, la protección contra registros no razonables y el derecho a ser juzgado por un jurado de sus pares.

En los casos penales, se parte de la base que el acusado es inocente. El fiscal tiene que probar la culpabilidad del acusado más allá de una duda razonable. Y para condenar al acusado, el jurado tiene que decidir por unanimidad, es decir que todos los 12 jurados tienen que estar de acuerdo con el veredicto.

Haga clic para obtener más información sobre casos penales.

Site Map | Careers | Contact Us | Accessibility | Public Access to Records | Terms of Use | Privacy